viernes, 24 de enero de 2014

autopista

Eran las 3:45 cuando decidí salir de la autopista y dirigirme al café atalaya, el frío invernal saturaba todos los poros, los cúmulos formaban una espesa capa que evitaba el paso de la luz del sol a grado tal que no se puede distinguir si nos acerabamos al mediodía o estabamos próximos al atardecer.
El cansancio recurrente de la vida de oficinista me obligó a que darme en la barrera donde estás los sonidos antes de  descomponerse en diversas capas. Aún así  busca las papilas que les detectan.
Publicar un comentario

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images