lunes, 31 de octubre de 2011

Los datos en mi mano,
se mueven como palomas
en busca de datiles.

Descansan en los ojos cual si fueran de piedra,
tallan finas figuras o construyen abismos
cual si fueran espejos que levantan polvaderas venidos a tierra,
se pasean en cebras amarillas cuando me cantas mi condena,

miércoles, 26 de octubre de 2011

El sonido matinal se demora en las esquinas,
fluye por los contornos revolviendo el aire,
con paso ligero se apodera de los reflejos,
la sombra se retrasa,
se enreda en hojas de palabras divinas,
en navego pero no se si voy o vengo,
y en el denuedo te siento como a la hojarazca,
que ya no se marchita en el recuerdo constante de la conciencia.

Tamalero

Inciertos son los colores de la mañana por los que transcurren los recuerdos que me llevan a la esquina, doblo en ella los recuerdos matutinos, los sumerjo en impensamientos, se aglutinan y decrecen.
Las esquinas pierden forma, de ellas la forma abstracta de un tamalero emerge, compuesta por un carrito de supermercado, con ollas de aluminio, dentro seguramente lleva algunos litros de atole, en la otra maíz en una segunda piel, conformada por las hojas que alguna vez le cubrieron antes de esta reencarnación, los vasos al costado para aquellos que no quieren exponer la garganta a las inclemencias del tiempo.

-Ah este pinche frío esta bien canijo- le dice un joven al tamalero

martes, 25 de octubre de 2011

Suspiro

Con su mitica cabellera de rojo anochecer avanzaba por las aceras de esta ciudad oscura como el otoño, evaporando la humedad a su paso, los botines negro bujia que calza son prueba feaciente de la intensidad de su ser, quiza esa intensidad es la que ha consumidos los vaqueros gris oxford en los cuales habitan miradas, pero hay de aquellas, miradas perdidas pues con parsimonia las sujetan a la chamarra, ellas parecen mariposas en un la hoja de un arbol, quiza las caza o se divierte al manipularlas con el mismo tacto con el que se toca un petalo de hielo.Alejo mis pasos, me detengo en el denuedo de mi conciencia, al contemplar el tapiz que ha creado y ahora estoy conciente que probablemente tenga en el fondo un nombre inverosimil como el de Aurora

viernes, 14 de octubre de 2011

Aun te busco las estelas de menta.

-De verdad sabes, me gusta mucho lo que escribes, cuando lo haces pienso en una mañana radiante, gracias por todos tus detalles, el dibujo no me lo esperaba, jamás me habían hecho uno- pronuncia mientras lentamente se ruboriza, de modo que solo se percibe un delgado tono rosado.

El viento mece su cabello, su aroma es mas perceptible, con el dedo traza sobre el muslo círculos, suaves, delicados constantes, mientras mira al frente como distraída, por instantes parece que le mira de reojo, observa sus reacciones, como cambia de postura, como con una mano lanza una piedrita a la distancia, por reflejo ella sigue la trayectoria, Alex se acerca a su oído y como un susurro le dice: ocres sombras se acercan, trazan figuras sin más, como claras bailarinas al compás de una orquesta de velas que interpreta a Schubert, así te pienso cuando respiras, así te siento cuando caminas, así te anhelo cuando animas tu vientre de paloma a trazar la distancia no la más distante, si no las profunda y fría- dijo mientras mira los muros tapizados de enredaderas- no hay distancia que me ampare, ni correa que me distraiga…como sombra el silencio se hizo presente matando los trinos hasta dejar solo el sonido de sus corazones, cada bombeo en un su eco se convirtió, como una orquesta que se multiplica y contrapone en secuencia de cantor« ya no importa» ella pensó.

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images