miércoles, 26 de octubre de 2011

El sonido matinal se demora en las esquinas,
fluye por los contornos revolviendo el aire,
con paso ligero se apodera de los reflejos,
la sombra se retrasa,
se enreda en hojas de palabras divinas,
en navego pero no se si voy o vengo,
y en el denuedo te siento como a la hojarazca,
que ya no se marchita en el recuerdo constante de la conciencia.
Publicar un comentario

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images