viernes, 2 de julio de 2010

Los ladrillos asesinos doblegan los cúmulos de mi ser, ruedan los colores, decrecen mis manos y proyectan malva(das) sombras que me restregan en la piel: Dios no es transparente!
Publicar un comentario

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images