martes, 16 de diciembre de 2008

tucson

Ligero, ya tranquilo, al margen de tus sentidos, levanto la mirada y en carámbanos se muestra la inmensidad celeste. Acto seguido desaparecen sin dejar huella. Me siento a esperar... esperarte, mientras mis sentidos me reclaman volver a mi cuerpo, ingenuos no saben que ya no es mío.
Publicar un comentario

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images